18 de Enero del 2018  |     MESA NACIONAL

Los desafíos para la lucha contra la pobreza en un nuevo año de concertación

“La pobreza ha disminuido pero no las desigualdades y  eso es parte de las preocupaciones sustantivas para el Perú de hoy y para el Perú de mañana. Tenemos que consolidar esta disminución y la Mesa ha sido un factor clave para este proceso. A través de este espacio se han concertado políticas públicas que han llevado a darle prioridad a estos temas y a algunos sectores de la población como la infancia por ejemplo, prioridad en la asignación de recursos”.

 

En este aniversario lo primero que nos toca es agradecer a cada una y cada uno de los integrantes de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza y a las organizaciones de sociedad civil y Estado que son parte de este mecanismo nacional, descentralizado de diálogo y concertación y que a lo largo de estos años ha buscado contribuir en la reducción de la pobreza en el Perú sobre la base de políticas públicas que se mantengan a lo largo del tiempo y se mejoren de manera continua. Para eso trabajamos con cuatro herramientas y procesos: la concertación de políticas, el seguimiento de lo concertado que es el corazón del trabajo de la Mesa, el desarrollo de capacidades y la promoción de la participación.

Cumplir 17 años es una oportunidad de hacer un doble balance, de este periodo largo de democracia y también del último año. Cuando uno mira la historia del Perú encuentra cambios muy importantes y es valioso subrayarlos. El primero tiene que ver con la pobreza, nosotros la entendemos de manera multidimensional, pero es difícil medir todas estas dimensiones y quizás algunos datos puedan ayudarnos a entender cómo ha cambiado. Si tomamos la serie histórica desde el 2006 al 2016, vemos que hemos pasado de ser casi el 50% de población en situación de pobreza monetaria al 20,7%, es decir 7 millones 304 mil peruanos y peruanas dejaron de ser pobres en ese periodo. En el caso de la pobreza extrema, aquella que da cuenta de cuántos  peruanos y peruanas viven sin poder costear una canasta básica de alimentos, hemos pasado de 13.8% al 3.8%. Si hablamos de la desnutrición crónica vemos que hoy en día el 13% de niños y niñas menores de 5 años la padece, respecto al 27 .8% que la padecía en el 2008.

Tenemos avances importantes y tenemos tareas pendientes. Una de ellas es reducir la anemia, que afecta al 44% de niños y niñas menores de 36 meses, y ese es un problema de salud pública muy grave porque es en el inicio de la vida en que se está presentando. Hay avances en otros campos como el acceso al agua que se ha incrementado del 70.2% en el 2004 al 87.9% de hogares en el 2016, mientras el acceso al desagüe fue de 64.6% al 78.7% en el mismo periodo. Aunque aún tenemos un retraso muy importante en zonas rurales.

La pobreza ha disminuido pero no las desigualdades y eso es parte de las preocupaciones sustantivas para el Perú de hoy y para el Perú de mañana. Tenemos que consolidar esta disminución y enfrentar las desigualdades que persisten, y la Mesa ha sido y debe seguir siendo un factor clave para este proceso. A través de este espacio se han concertado políticas públicas que han llevado a darle prioridad a estos temas y a algunos sectores de la población como la infancia por ejemplo, prioridad en la asignación de recursos, recaudando más y gastando con más eficacia.

En estos años las ciudadanas y los ciudadanos hemos discutido y trabajado con representantes de partidos políticos y hemos construido acuerdos concertados de gobernabilidad, que han ido permitiendo la continuidad de las políticas en el país.

 

El 2017 y los desafíos para el 2018

El último año ha sido especialmente difícil y quedará como un año crítico en la historia del país. A la desaceleración económica previa se sumó el impacto de El Niño Costero que afectó a un número importante de nuestras regiones y motivó una atención especial de parte de los equipos regionales, nacional y su presidencia. Aún no tenemos las cifras definitivas pero no sería de extrañar que nos encontremos con que la pobreza monetaria en el país no haya disminuido en el 2017. Podemos ver cifras preliminares en los niveles de empleo e ingresos,  que nos hablan de una situación delicada, de un retroceso en el empleo formal y de una caída o un estancamiento en los salarios medios de hombre y mujeres, las desigualdades que existen entre unas y otros se mantienen. 

Por eso es importante preguntarnos cuáles son nuestros desafíos para los meses que vienen. Las elecciones son una oportunidad para hacer un balance sobre lo que nos ha pasado en el 2017 y en torno a eso  redefinir nuestras prioridades. El mundo ha tomado un acuerdo medular, que tiene un lema que nos parece clave para el Perú, la idea es “que nadie se quede atrás”. Es un desafío de toda la humanidad que nos compromete como país, y pensamos que este es un tema que vale la pena colocar en el centro de la agenda electoral. Invitemos a todas las organizaciones y partidos políticos a preguntarnos quien se está quedando atrás en nuestra región y en torno a ellos podamos ponernos de acuerdo en una agenda común.

Es un movimiento similar al movimiento fundacional de la Mesa, cuando asumimos la tarea de instalar  Mesas de Concertación en cada región y preguntamos cuál es ese plan de desarrollo concertado que deberíamos impulsar.

Hoy día pensamos que deberíamos ponernos de acuerdo para este proceso electoral y para los próximos cuatro años de gestión gubernamental en torno a lo que tenemos que hacer para “que nadie se quede atrás” en cada uno de nuestros territorios. Ese ponerse de acuerdo es darle al proceso electoral una perspectiva de apuesta por el futuro, de no quedarnos en el conflicto en la competencia y avanzar en el esfuerzo de encontrar cosas comunes de las que depende el futuro de nuestra localidad, región y de nuestro país.

Reitero el agradecimiento por el compromiso y trabajo de cada una y de cada uno de los integrantes de la MCLCP y las organizaciones que representan en todo el país. Recordemos que no tenemos tiempo que perder, estamos en una carrera para lograr que los peruanos y las peruanas que participen en el proceso electoral, propongan sus visiones en el marco de este desafío y logremos los acuerdos concertados. De eso depende el futuro del Perú y el futuro de la humanidad, al menos en lo que como país nos toca colaborar.

 

18 de enero de 2018

 

Federico Arnillas Lafert

Presidente de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza

 

Relaciones

Lineas de AcciónConcertación
DimensionesInstitucional