Presentación

El 18 de enero del 2001 se promulgó el Decreto Supremo 001-2001-PROMUDEH  mediante el cual se formalizó la creación de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza-MCLCP,  a partir del acuerdo entre el Estado Peruano, representado por el Gobierno de Transición presidido por Valentín Paniagua, y diversas organizaciones de la sociedad civil peruana. Ello fue expresión de la voluntad de constituir un espacio que pudiera ayudar al gobierno y al país a velar por la neutralidad del gasto social en el contexto del proceso electoral del 2001, a la par de contribuir a sentar las bases de una política pública de largo plazo para enfrentar la situación de pobreza.

El padre Gastón Garatea Yori, fue el encargado de hacer las consultas a las diversas organizaciones, sobre la posibilidad de contar y la voluntad de participar en un espacio de este tipo, y luego se le designó para asumir la Presidencia de la Mesa de Concertación. Encargo que recibió unos años después Javier Abugattás Fatule, quien había integrado el primer Comité Ejecutivo Nacional–CEN de la Mesa en su condición de Viceministro de Economía, en representación del MEF, y que cumplió siempre un papel muy importante en la construcción de una relación más fluida entre Estado y Sociedad Civil. Posteriormente pasó a ocupar la Presidencia  Federico Arnillas Lafert, integrante también del primer CEN de la MCLCP, en representación de las organizaciones de la sociedad civil agrupadas en la Asociación Nacional de Centros-ANC y la Conferencia Nacional de Desarrollo Social-CONADES y con una larga trayectoria en el impulso de experiencias de diálogo y concertación.

A lo largo de estos años, en todas las regiones del país, muchas personas desde las más distintas ubicaciones, y bajo la orientación de los documentos fundacionales de la MCLCP, la Carta Social y el Código de Etica, han contribuido al quehacer de la Mesa y más allá de ello, al logro de la visión de una vida digna para todos los peruanos y peruanas, en todo momento y lugar. Ellos son los principales protagonistas de este esfuerzo inédito por construir un Perú sin pobreza mediante el diálogo y la concertación.

Así, los que participamos en este espacio estamos convencidos que se requiere la participación del conjunto de los sectores públicos y privados del país para poder superar los profundos problemas de pobreza, desigualdad y exclusión social que vive el país, y darle bases sólidas a la institucionalidad democrática a fin de lograr los niveles de bienestar  y justicia social a los que aspiramos todos los peruanos y peruanas.