Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza
Reunión con el Colectivo Neonatal en el marco del Balance Anual de "Salud Materno Neonatal" de la MCLCP

Especialistas de las organizaciones que integran el Colectivo Neonatal se reunieron con la coordinadora de Seguimiento Concertado de la Mesa de Concertación para la lucha contra la Pobreza (MCLCP), Wendy Albán, para realizar aportes y propuestas en relación a la situación del recién nacido en el Perú.

Esta reunión fue realizada el 17 de setiembre en el local de Prisma, en el marco de la preparación del Balance Anual de "Salud Materna Neonatal y Prevención del Embarazo en Adolescentes"  2019 de la MCLCP. Participaron la Sociedad Peruana de Pediatría, Sociedad Peruana de Adolescencia y Juventud, Colegio de Obstetras del Perú, Centro Nacional de Epidemiología -MINSA, Future Generations, Universidad Peruana Cayetano Heredia, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Instituto Nacional del Niño, PRISMA y la MCLCP.

En la sesión de trabajo, la representante de la MCLCP presentó una síntesis del Balance Preliminar de la Situación del Recién Nacido en el Perú, que recoge información de encuestas nacionales (ENDES-INEI) e información de registros administrativos del MINSA (Certificado del Nacido Vivo y Vigilancia Epidemiológica de la Mortalidad Fetal y Neonatal). 

En el diálogo se recogieron aportes en relación a la necesidad de mejorar la atención a la salud neonatal desde una mirada integral, desde la atención a la gestante, parto, nacimiento y seguimiento del recién nacido. Se añadió la importancia de fortalecer las intervenciones a nivel comunitarios para el mejoramiento de prácticas del cuidado de la madre y del niño y el reconocimiento de signos de alarma. 

También analizaron las limitaciones en el acceso a la información sobre número real de muertes neonatales y su multicausalidad, de la que también es parte la fragilidad del recién nacido y las determinantes sociales (pobreza, vivienda, agua y saneamiento, abrigo, etc). A pesar de ello se reconocen avances para reducir las muertes por asfixia, aunque las muertes por prematuridad y malformaciones congénitas han ido en incremento.