Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza
Mesa de Concertación plantea recomendaciones para reactivar la Agricultura Familiar en el contexto de la emergencia sanitaria.

La emergencia sanitaria por el COVID-19 ha afectado, entre otros ámbitos de nuestra sociedad, a la agricultura. Los productores han tenido diversos problemas con el transporte de sus productos, la caída de precios, la propagación de plagas por la imposibilidad de adquirir insecticidas y la pérdida de cosechas por falta de mano de obra son algunos de los inconvenientes que ha sufrido este sector. Pese a estas dificultades, continuaron trabajando para mantener el abastecimiento de los mercados urbanos y locales de Lima Metropolitana y las ciudades capitales durante la pandemia. 

La agricultura es una actividad que brinda empleo a casi la mitad de la población nacional. Según cifras del INEI, en el segundo trimestre del 2020 la Población Económicamente Activa (PEA) Ocupada en la agricultura representaba el 44.6% de la PEA Ocupada Total.

En seguimiento a esta problemática, la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLCP) ha presentado una serie de recomendaciones para mejorar la política pública de reactivación económica en apoyo a la agricultura familiar, dirigidas al Poder Ejecutivo, los Gobiernos Regionales y Locales. Estas propuestas fueron planteadas por el Grupo de Trabajo de Desarrollo Rural, con participación de un total de 20 organizaciones de la sociedad civil y el Estado.

“Lo más urgente a implementarse es lo relacionado con la capitalización de la pequeña agricultura, reforzar la diversificación productiva, una mejor gestión del agua -sobre todo en un contexto de potencial sequía-, la calidad de la vivienda y de la conectividad”, señaló el presidente de la MCLCP, Federico Arnillas Lafert.

Enfoque de género para reactivar la agricultura

La MCLCP recomienda considerar en todas las políticas y acciones para la actividad agraria el enfoque de género, con el fin de que las mujeres no queden al margen de las medidas de reactivación. Así también, establecer líneas de crédito diferenciado para las mujeres productoras.

La presencia femenina en la actividad agricultura es amplia. Según cifras del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en su Informe Anual de la Mujer en el Mercado Laboral 2018, en el grupo ocupacional agricultora, ganadera y pescadora, la PEA ocupada femenina es del 37.6%.

“En la agricultura familiar las mujeres tienen un rol muy importante, que además no es reconocido plenamente”. “Existe una complementariedad de roles en las actividades agrícolas, en la cual la mujer tiene un rol clave que merece ser más valorado”, destacó Arnillas Lafert.

Algunas recomendaciones claves

Campañas agrícolas 2020-2021 apoyar con financiamiento, mercado para la producción agropecuaria, comunidades campesinas y asociatividad, condiciones habilitantes para la producción agraria, y gestión y gobernanza de la actividad agropecuaria. Programar actividades de apoyo tanto a la campaña chica “de panllevar” en el tercer trimestre del año, como a la campaña grande de los próximos dos semestres. Garantizar el suministro y acceso a semillas que aseguren la campaña agrícola, así como el acceso a animales mejorados genéticamente y adaptados a pisos ecológicos.

Financiamiento, se recomienda incluir en el Fondo de Apoyo Empresarial (FAE) Agrario consideraciones para el financiamiento de agricultores familiares, grupos de mujeres, comunidades y también para cultivos claves para la seguridad alimentaria. Asimismo, incrementar los fondos del Banco Agrario y del Banco de la Nación para otorgar créditos para la nueva campaña –la chica y la regular- a los agricultores familiares y comunidades campesinas y nativas.

Mercado para la producción agropecuaria se recomienda continuar y promover más mercados itinerantes y circuitos de la chacra a la olla, garantizando la participación efectiva de los agricultores familiares y capacitándolos para que vendan mejor. Así también, exhortar a cada municipalidad y programa del Estado a cumplir con las normas de compra de productos nacionales.

Comunidades campesinas y la asociatividad se recomienda fortalecer a las comunidades campesinas y nativas que tienen reconocimiento constitucional y legal. Asimismo, asignarles un bono para sostener la campaña y la producción alimentaria, además de la asistencia técnica del MINAGRI y gobiernos regionales.

Condiciones habilitantes para la producción agrícola, se recomienda apoyar la culminación inmediata del Padrón de Agricultores Familiares, con el fin de identificarlos mejor para la prestación de los servicios agrarios que requieran. Del mismo modo, mejorar la gestión del agua para la agricultura, actualizando el registro de regantes y realizando la protección de las cuencas hidrográficas.

Gestión y gobernanza de la actividad agropecuaria, se recomienda conformar una instancia nacional de gestión ejecutiva que lidere el proceso de reactivación agropecuaria posterior a la pandemia, en el período de la próxima campaña 2020-2021, que incluya a gremios agrarios, organizaciones de pueblos originarios y la Academia; y que tenga instancias nacionales, regionales y locales articuladas entre sí.